Aragón en 15 días
Ruta

Aragón en 15 días

Descubre los más bellos rincones de nuestra tierra.
Añadir a mi viaje

También tienes disponible Aragón en 7 días

15 días para impregnarte de riqueza cultural y exuberante naturaleza, descubrir sus amables gentes o degustar su gastronomía.

Localidades por visitar en dos semanas
20
Kilómetros por paisajes inolvidables
1826
Monumentos Patrimonio Nacional
10

Día 1 Zaragoza - Casco Histórico

Crisol de culturas, encrucijada de caminos, capital de Aragón. Así es Zaragoza. Romanos, judíos, musulmanes y cristianos han dejado, a lo largo de más de 2000 años, un espectacular legado al que vas a tener que dedicarle, al menos, dos días.

A orillas del Ebro se levanta el mayor templo mariano de la cristiandad. La inconfundible silueta de la Basílica del Pilar nos da la bienvenida y nos acoge en una de las mayores plazas de Europa. En la misma plaza, llamará tu atención la imponente catedral del Salvador, La Seo, es un mosaico de estilos artísticos que embelesa por dentro y por fuera.

En su entorno, pasea por las callejuelas del casco histórico y descubre la ruta de los museos de Caesaraugusta, el Museo de Goya, la Lonja renacentista, el puente de Piedra, casonas señoriales y ejemplos mudéjares por doquier.  No dejes de degustar la gastronomía local en “El Tubo” y reposa al otro lado del Ebro en el Balcón de San Lázaro, observando una estampa de postal.

Ha pasado ya un día pero aún queda la noche y la ciudad propone una variada oferta cultural  en teatros, cines, bares... Tras ello, tal vez has de retirarte a asimilar lo vivido y coger fuerzas.

Día 2 Zaragoza, aún hay más.

Habrás de salir de los dominios romanos y atravesar su muralla para llegar hasta donde los musulmanes erigieron en el siglo XI el Palacio de la Aljafería, cima del arte hispanomusulmán, sede, hoy en día, de las Cortes de Aragón.

Pasea luego por el Parque José Antonio Labordeta, sus fuentes y jardines jalonan el paseo principal, recórrelo desde abajo o asciende la monumental escalinata, y comparte la panorámica con Alfonso I El Batallador.

Guarda tiempo para recorrer las salas del Museo de Zaragoza, un paseo por la historia, o del moderno IAACC Pablo Serrano, para admirar el legado de la Exposición Internacional del Agua de 2008, para relajarte en alguna terracita o para ir de compras… Zaragoza lo tiene todo.

Día 3 Monasterio de Piedra, Calatayud y Daroca.

Escápate en un día a visitar Calatayud y uno de los enclaves más conocidos de Aragón; el Monasterio de Piedra. Un conjunto turístico que abarca el monasterio cisterciense de más de 8 siglos de historia y un precioso parque natural por el que caminar durante al menos tres horas entre grutas, lagos y cascadas.

A pocos kilómetros de allí, la monumental localidad de Daroca abre las puertas de sus murallas para presentarte un histórico entramado urbano. Recórrelo de la puerta Alta a la Puerta Baja de la muralla, sin olvidarte de visitar la Colegiata de Santa María e interesarte por la leyenda de los Corporales. Desde lo alto de su imponente fortificación, divisarás el privilegiado patrimonio que aún conserva y nos recuerda su esplendor medieval.

Si el tiempo te permite ampliar tu ruta, Anento será la opción ideal. Declarado uno de los Pueblos más Bonitos de España, en él te sorprenderá, sobre todo el Aguallueve, un manantial del que mana agua permanentemente. 

Día 4 Tarazona, Monasterio de Veruela y el Moncayo.

Sólo 90 kilómetros te separan de Tarazona de su espléndida catedral de Santa María de la Huerta, de su peculiar plaza de toros, de la magnífica fachada de su casa consistorial y de sus barrios moro y judío. Dirígete hacia el Moncayo, guiado por su cumbre, tal vez nevada, donde se genera el cierzo que limpia el Valle del Ebro. Aprecia su fauna y su flora eligiendo cualquiera de los senderos marcados que lo recorren. Y en las faldas del Moncayo, el Monasterio de Veruela, mandado construir en el siglo XII por la Orden del Císter y morada de ilustres escritores, sus muros guardan secretos que te invitamos a descifrar.

Día 5 Huesca - Loarre - San Juan de la Peña

Llega el momento de despedirse de la capital del Ebro y continuar rumbo al norte a descubrir la legendaria ciudad de Huesca. Paseando por su casco histórico descubrimos monumentos relevantes como su Catedral gótica, la Iglesia y el Claustro de San Pedro el Viejo, el Museo de Huesca o la Basílica de San Lorenzo, patrón de la ciudad.

Nos dirigimos al noroeste recorriendo la Hoya de Huesca para llegar al Castillo de Loarre, una de las fortalezas medievales mejor conservadas en Aragón y está considerado uno de los edificios más bellos y perfectos del Románico europeo. Asomándonos a sus torres o a cualquiera de sus saetas, se abre ante nuestros ojos un escenario de película.

Pero todavía vamos a aprovechar más el día visitando el Real Monasterio de Juan de la Peña, al que llegaremos tras recorrer la sinuosa carretera que atraviesa el Reino de los Mallos y nos dirige hacia los Pirineos. Testigo de los orígenes del Reino de Aragón, panteón de Reyes e importante centro religioso y político en el siglo XI, recibe su nombre de su peculiar ubicación en un paraje entre rocas. A pocos kilómetros se encuentra Santa Cruz de la Serós.

 

 

 

 

Día 6 Jaca - Valle del Aragón - Canfranc

Iniciamos la ruta en Jaca, en pleno Pirineo Aragonés, cuyo casco urbano está dominado por la silueta de la Ciudadela. Una fortaleza defensiva de planta pentagonal rodeada de jardines que, junto con la Catedral, centra la actividad turística. La Catedral de San Pedro, joya del románico español, es una pieza clave del Camino de Santiago en tierras aragonesas.

Si remontamos esta vía de peregrinación por el Valle del Aragón, llegamos casi en la frontera con Francia, a la que fue la estación de ferrocarril más grande de España; la imponente e histórica Estación de Ferrocarril Internacional de Canfranc.  

En temporada invernal, puedes aprovechar para disfrutar del esquí en las estaciones de Astún y Candanchú.

 

Día 7 Valles Occidentales - Valle de Tena

Estando en la capital jaquesa, no podemos dejar de visitar los valles de Ansó y Hecho, en la parte más occidental del Pirineo aragonés. Nos esperan infinidad de posibilidades de senderismo en el Valle de Zuriza o la Selva de Oza y preciosas villas, modelo de la arquitectura popular pirenaica, enclavadas en plena montaña.

Y por supuesto, el contiguo valle de Tena, con los embalses de Lanuza y Búbal y las localidades de Lanuza, Sallent de Gállego o Biescas. Si eres amante de los deportes de invierno en Formigal-Panticosa tienes el mayor destino de esquí de España.

Incluso, con un día más de estancia en la zona, podríamos desplazarnos en poco más de una hora de viaje desde Jaca a las altas Cinco Villas. Bien merece la pena la visita a la localidad natal de Fernando II de Aragón; Sos del Rey Católico que, junto a su vecina Uncastillo, reúnen una amplia riqueza de patrimonio románico entre sus encantos.

Día 8 Aínsa- Torla - Parque Nacional de Ordesa

Llegamos a Torla y nos adentramos en el precioso Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, declarado Patrimonio Mundial por la Unesco, con más de 100 años de historia y miles de evolución natural, se forja la joya más imponente del Pirineo Aragonés. Intensas rutas senderistas, preciosos paseos montañeros o impactantes miradores a los que llegar casi sin caminar, tú eliges cómo recorrer el valle de Ordesa, el cañón de Añisclo, la garganta de Escuaín o el valle de Pineta. Y tras la ruta, un apacible paseo por las calles empedradas de la Aínsa medieval. Descansa en los bancos o terrazas de la plaza Mayor e imagina la convivencia entre moros y cristianos siglos atrás en esos mismos soportales, como nos cuenta cada dos años la 'Morisma de Aínsa'.

Si puedes ampliar tu estancia, no dudes en llegar al Valle de Benasque, paraíso natural tanto en invierno como en verano, donde se agrupan el mayor número de cimas de 3.000 metros de altura de los Pirineos distribuidas en los macizos de la Maladeta, Posets y Perdiguero. 

Día 9 Alquézar - Sierra de Guara - Barbastro - Monzón

Practica el 'Slow driving' para adentrarte desde Aínsa en la Sierra de Guara.  Allí aguarda Alquézar, imponente fortaleza medieval enclavada en un espectacular entorno natural. Rutas como las Pasarelas del Vero te darán una idea de la belleza paisajística del lugar. No dudes en participar en alguna de las visitas guiadas a las Pinturas rupestres del Parque Cultural del Río Vero.

La ruta continúa hacia Barbastro, capital del Somontano de Barbastro, tierra conocida por la calidad de sus vinos.  Y de allí nos dirigimos a Monzón, reconocible en la distancia por la silueta de su imponente castillo templario.

Día 10 Monasterios de Sigena y Rueda - Alcañiz - Valderrobres.

La comarca de los Monegros presenta, entre su paisaje estepario, la laguna de Sariñena, peculiares formaciones geológicas e interesantes enclaves culturales como la Cartuja de las Fuentes o el Monasterio de Santa María de Sigena, ambos visitables con visita guiada en fines de semana. Si te interesa la historia relacionada con la Guerra Civil, no te pierdas el Centro de Interpretación de Robres y la ruta del escritor Orwell.

Continuamos nuestra ruta hacia el sur y atravesamos el valle del Ebro para llegar hasta el Monasterio de Rueda, bello ejemplo del arte cisterciense en Aragón que conserva todas sus estancias medievales y un curioso campanario de corte mudéjar.

En 45 minutos llegamos a Alcañiz. Callejea por su entramado urbano, antaño circuito de carreras,  y descubrirás su lonja gótica, su casa consistorial renacentista y la ex colegiata de Santa María la Mayor. Si accedes a la oficina de turismo, verás los pasadizos subterráneos. Te recomiendo ascender hasta el Castillo de los Calatravos que corona la localidad sobre el cerro.

Tal vez haya hoy carrera en el circuito de velocidad de Motorland ¿vamos a ver?

En media hora estamos en Valderrobres, capital del Matarraña, comarca conocida como “la Toscana aragonesa” y que esconde verdaderos tesoros naturales y artísticos.

El monumental castillo de Valderrobres constituye junto con la iglesia de Santa María la Mayor uno de los conjuntos góticos más bellos de todo Aragón.

Día 11 Mirambel - Cantavieja - La Iglesuela del Cid

Nos dirigimos hoy a la comarca del Maestrazgo, uno de los pocos lugares en los que disfrutar en calma del silencio y la vida tranquila que mantienen sus pueblos con encanto.

Adéntrate, a través del Portal de las Monjas, en el recinto amurallado de Mirambel, declarado Premio Europa Nostra de restauración. Callejea por el casco urbano sin perder detalle de las celosías y de su ayuntamiento.

Cantavieja se alza en lo alto de un escarpado peñón. Su casco histórico, también declarado Bien de Interés Cultural, posee uno de los conjuntos monumentales más completos del gótico aragonés. 
 
La siguiente parada es La Iglesuela del Cid. Te sorprenderá la belleza de los numerosos palacios y casonas renacentistas que verás por cada rincón.

Día 12 Mora de Rubielos - Rubielos de Mora

En Mora de Rubielos te llamará la atención la grandiosidad de su castillo, uno de los mejor conservados de Aragón. El otro gran tesoro es su excolegiata de Santa María, de estilo gótico. 
 
Mientras, Rubielos de Mora, con su muralla, casas, patios… ofrece uno de los conjuntos urbanos más atractivos de la provincia. Su cuidada restauración la hizo merecedora del premio Europa Nostra. También es interesante, sobre todo si vas con niños, hacer una visita a Región Ambarina, la subsede de Territorio Dinópolis en la localidad.

Si te apasiona el esquí, las estaciones de Javalambre y Valdelinares te ofrecen sus modernas instalaciones para la práctica del deporte blanco.   

El cielo despejado y libre de contaminación lumínica de las sierras de Gúdar y Javalambre al sur de Teruel, te permitirá ver las estrellas. Así que aquí vamos a pasar la noche.

Día 13 Teruel

En la ciudad de los amantes, es fácil enamorarse de su arte. El bello conjunto medieval del casco histórico de Teruel está salpicado de mudéjar por doquier. Este estilo artístico declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO impregna sus torres y su catedral. Pero para entender la famosa leyenda, has de contemplar el Mausoleo de los Amantes y, mejor aún, visitar Teruel en febrero, durante la celebración de “Las Bodas de Isabel”.

Reserva tiempo para Dinópolis; su Museo Paleontológico y sus modernas atracciones te atraparán en el apasionante mundo de los dinosaurios.

Día 14 Albarracín - Peracense - Gallocanta

Comienza el día con energía para descubrir uno de los pueblos más bonitos de España: Albarracín. Su recinto amurallado, las empinadas calles del núcleo urbano, su Catedral y la  arquitectura popular hacen de él un lugar pintoresco y único.

La Sierra de Albarracín esconde lugares mágicos de naturaleza exuberante. Merece la pena adentrarse en el Paisaje Protegido de los Pinares de Rodeno y admirar las Pinturas Rupestres en el Parque Cultural de Albarracín.

El entorno rojizo que caracteriza este paisaje nos acompaña también en el Castillo de Peracense, construido en piedra rodena y camuflado con el terreno sobre el que se asienta.

Seguimos explorando tierras aragonesas en dirección norte y llegamos al enclave ornitológico por excelencia; la laguna de Gallocanta. Hábitat natural de diversas especies de aves, acoge especialmente grullas en sus rutas migratorias que se divisan a cientos de noviembre a febrero.

Día 15 Cariñena - Fuendetodos - Belchite

En los dominios del Campo de Cariñena, se crían los viñedos que dan los afamados caldos con denominación de origen que podrás catar en alguna de sus bodegas. Excepcional es la cerámica creada por los artesanos de Muel, cuyos colores y calidad le dan fama mundial.

Próxima se encuentra la localidad natal del genial pintor aragonés Francisco de Goya. En Fuendetodos podrás visitar  su casa natal y el Museo del Grabado, con las cuatro series completas del artista.

Reserva en la oficina de turismo de Belchite (o en su web) tu visita guiada al Pueblo Viejo. A través de sus ruinas y sus calles abandonadas, sentirás la historia de uno de los episodios más estremecedores de la Guerra Civil.

Regresamos a la capital aragonesa y hemos llegado al final de nuestra ruta, pero el viaje no acaba aquí, seguro que has dejado por el camino lugares sorprendentes de los que quieres volver a disfrutar. Te vas cargado de experiencias y estamos deseando que vuelvas a por más. Te esperamos.