Ribagorza y el Aragón Medio
Ruta

Ribagorza y el Aragón Medio

Villas de historia centenaria, patrimonio sorprendente y magníficos enclaves naturales por descubrir.
Añadir a mi viaje

También tienes disponible Pirineo en todo su esplendor

Las cumbres más altas de Aragón comparten aquí protagonismo con glaciares y lagos helados

Preciosas localidades por visitar
10
Kilómetros por paisajes inolvidables
220
Monumentos de interés turístico
9

Día 1 Valle de Benasque y patrimonio cultural del entorno

En el Parque Natural Posets Maladeta ubicado al norte le la Ribagorza, sobresale el Aneto, pico más alto del Pirineo y punto de encuentro de aficionados a la montaña.  Su cima domina un territorio de altas cumbres  e imponentes valles que invitan a disfrutar de las actividades al aire libre durante todo el año.  

Una excursión con raquetas en los Llanos del Hospital, una ruta en BTT por el Valle de Benasque, un descenso acuático por el río Ésera, vuelo en parapente en Castejón de Sos o una tarde de relax en un spa son sólo algunas de las atractivas propuestas.

Un precioso y calmado paseo por las villas de la cabecera del río Ésera; Sahún, Eriste, Anciles o Benasque…nos permite empaparnos del encanto de la sosegada vida de los pueblos montañeros, mientras apreciamos la arquitectura popular tradicional, con elementos comunes en todos ellos.

La naturaleza abrupta y salvaje de esta comarca, combina en nuestra visita con magníficos monumentos, legado del esplendor del Medievo. En el valle del río Isábena, el Monasterio de Obarra, muestra del arte románico lombardo, o el Conjunto Histórico de Roda de Isábena, localidad que presume de ser el pueblo más pequeño con Catedral, son ejemplos de esa riqueza arquitectónica.

Día 2 Enclaves de naturaleza sorprendente

Recorremos carreteras que son camino y destino de nuestro viaje, que hay que disfrutar en cada curva y que nos llevan hasta el Monasterio de Santa María y San Pedro de Alaón, en Sopeira, a orillas del río Noguera Ribagorzana.

 Este cauce, frontera natural con Cataluña, nos dirige hasta la localidad de Montañana, declarada Bien de Interés Cultural. Aquí el tiempo se paró para traer hasta nuestros días un conjunto urbano de trazado medieval con edificios de estilo románico y renacentista.

Pocos minutos en coche nos separan de Viacamp, punto de acceso al Congosto de Mont-Rebei, un impresionante desfiladero que os invitamos a recorrer por uno de los senderos más espectaculares de Aragón, sólo apto para desconocedores del vértigo. Cuando superes los tramos de pasarelas colgadas de una roca vertical y el puente colgante, puedes darte el capricho de terminar la expedición regresando en barco por el fondo de la garganta.

Avanzamos hacia el sur para toparnos con un antojo de la naturaleza que pocos conocen. La geología ha creado una singular “Muralla China” flanqueando el embalse de Canelles con dos filas paralelas de rocas verticales que acogen ente ambas el Castillo de Finestras. Sin duda, un lugar de gran interés cultural y paisajístico.

Retomamos las vías principales para desplazarnos hacia Benabarre y visitar su castillo. Aprovechamos para dirigirnos a Graus a contemplar su rico patrimonio y degustar su sabrosa longaniza. No os importe desviar un poco el rumbo para visitar el Templo Budista de Panillo, un lugar sorprendente.

Seguimos nuestra ruta hacia Barbastro, capital del Somontano, que además de unos estupendos caldos, alberga una bella catedral y un magnífico Museo Diocesano.

Día 3 Monzón, Fonz y Monasterio de Sigena

El Castillo Templario de Monzón se divisa en el horizonte conforme nos acercamos a la localidad. En la visita guiada nos explican sus dependencias y los avatares de sus antiguos habitantes a lo largo de la historia.

Nobles y obispos habitaron durante el Renacimiento la localidad de Fonz así que, su núcleo recoge un gran número de mansiones y casonas notables como el palacio episcopal o el Palacio de los Barones de Valdeolivos.

Nos acercamos ya hacia el final de la ruta adentrándonos en un paisaje diferente, el desierto de los Monegros. El humedal de la Laguna de Sariñena contrasta con las formaciones geológicas llamadas “torrollones” que a tantos senderistas atraen por su peculiaridad. La Ruta de Jubierre es de las más conocidas.

El patrimonio cultural abunda también en este territorio agreste destacando el Monasterio de Santa María de Sigena, que llegó a ser panteón real y uno de los más bellos y ricos de Aragón, la Cartuja de las Fuentes, el museo y casa natal de Miguel Servet o las trincheras de la guerra civil documentadas por la Ruta Orwell.