#MuéveteconResponsabilidad

Plan de choque del sector turístico de Aragón para combatir la crisis generada por el Covid-19

Más información
Daroca, Calatayud y el mudéjar
Ruta

Daroca, Calatayud y el mudéjar

Añadir a mi viaje

También tienes disponible Aragón en 7 días

La riqueza de sus aguas termales, sus sorprendentes rincones naturales, y el importante legado de sus antiguos habitantes, romanos y musulmanes, hacen de este territorio un lugar de visita imprescindible. 

Localidades por visitar
6
KIlómetros por paisajes inolvidables
150
Monumentos de interés turístico
10

Día 1 Monasterio de Piedra y Calatayud

Comenzamos la ruta en uno de los lugares más representativos de Aragón, el Monasterio de Piedra. Un conjunto turístico que abarca el Monasterio Cisterciense del siglo XIII y un espectacular parque natural repleto de lagos, cascadas y rincones de ensueño. 

La visita al entorno natural y al conjunto monástico se completa con el Museo del Vino, la exposición de la "Historia del Chocolate" y alguna otra sorpresa que nos depara el parque. Recorrerlo sin perder detalle nos ocupará una mañana completa. 

Aprovechamos la tarde para descubrir la histórica localidad de Calatayud, que puede presumir de tener varios monumentos declarados Patrimonio de la Humanidad. Resultado de la convivencia de musulmanes y cristianos, luce el mudéjar en la torre, el ábside y el claustro de la magnífica Colegiata de Santa María; la iglesia y torre de San Pedro de los Francos; o la iglesia y torre de San Andrés

No nos olvidaremos de visitar  San Juan el Real para admirar las pechinas de su cúpula, pintadas por un joven Goya, recorrer el barrio de la judería, caminar hasta el Castillo Islámico de Ayud o dirigirnos a las ruinas romanas de Bílbilis. 

Día 2 Tesoros del Mudéjar

Salpicados por el entorno de Calatayud, a unos 15 - 30 minutos de distancia de la capital, encontramos varios pueblos que pueden presumir de unas impresionantes iglesias mudéjares, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2001.

A menos de 15 km de Calatayud, Torralba de Ribota, alberga la Iglesia de San Félix, uno de los ejemplos más bellos del mudéjar aragonés. En la misma dirección, encontramos Cervera de la Cañada con su preciosa  Iglesia de Santa Tecla. Atravesando la Sierra de Vicort, llegamos a la Iglesia de Santa María de Tobed, localidad en la que conocer la historia de este estilo artístico en el Espacio Mudéjar Mahoma Calahorri, ubicado en los bajos del palacio. 

Si disponemos de varios días por la zona, podemos aprovechar para hacer algún recorrido senderista por las Hoces del Mesa o descubrir los encantadores pueblecitos de los valles del Manubles y del Ribota. 

No abandonaremos la comarca de Calatayud sin antes relajarnos en alguno de los múltiples balnearios de aguas termales  y probar su gastronomía maridada con un vino de la Denominación de Origen de Calatayud. 

Día 3 Daroca y Gallocanta

Monumental y amurallada, conserva un amplio legado medieval, su época de mayor esplendor, así es una de las ciudades más bellas de Aragón: Daroca.  Recorre sus murallas y torres para llegar hasta su castillo y divisar desde lo alto el curioso entramado de calles que forman el conjunto urbano.

Si te adentras en él caminando, atravesarás alguna de sus puertas; Portal de Valencia, la Puerta Baja o la Puerta del Arrabal. El rico olor a obrador te llevará a degustar alguno de sus dulces típicos y coger fuerzas para la ruta monumental. 

Pasea entre casonas y edificios señoriales, callejea por su judería en el actual Barrio Nuevo y visita sus múltiples iglesias, detente en las de San MiguelSan Juan y Santo Domingo de Silos,  y sobre todo, admira la espléndida basílica de Santa María, donde se conservan los Sagrados Corporales.

Salimos de Daroca, satisfechos de patrimonio cultural y nos dirigimos a la pequeña localidad de Anento. Una villa medieval, con encanto y declarada uno de los Pueblos Más Bonitos de España, en la que recorrer sus callejuelas y el bonito paseo que nos lleva hasta el "Aguallueve". 

Seguimos en la comarca, guiados por el rumbo de las grullas en otoño hacia la Laguna de Gallocanta. Un entorno natural que éstas y otras aves eligen para invernar y que podemos disfrutar en cualquier época del año por su valor ornitológico y natural.