Monumento Natural de los Glaciares Pirenaicos

Añadir a mi viaje

En los Pirineos, entre los valles de los ríos Gállego y Noguera Ribagorzana tendrás la oportunidad de contemplar los últimos testimonios de la era glaciar.

Glaciar del Aneto

Ocho macizos montañosos dan cobijo a los glaciares más meridionales de Europa, siete de ellos incluidos en esta figura de protección y uno en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

Junto a otros agentes modeladores, los glaciares dieron lugar a las principales formas de relieve pirenaico. Su singularidad y belleza otorga a estas masas de hielo permanente un especial interés cultural y paisajístico. Pero también científico. Estos testigos privilegiados del devenir del tiempo constituyen laboratorios en plena naturaleza.
 
Por increíble que parezca, especies como la chova piquigualda, los  bisbitas arbóreo y alpino o el simpático gorrión alpino encuentran en estos glaciares su sustento. Esto se debe a que, durante el día, una película de agua de fusión permanece sobre estas masas heladas, de forma que multitud de partículas minerales, polen, semillas y, sobre todo, insectos, quedan pegados o atrapados en la misma.
 

Mapa

Qué ver cerca

También te puede interesar

Espacios naturales