Sádaba

Sobre un montículo rocoso, dominando toda la villa, se levanta su espléndido castillo de origen medieval.

Sobrio, austero y proporcionado. Así es el castillo de Sádaba. Una imponente fortaleza construida en el siglo XIII que mantiene prácticamente intacta su fisonomía castrense. Aunque se sitúa al otro lado del río Riguel, sobre un alto rocoso, te sorprenderá lo fácil que es llegar hasta él. Incluso puedes dejar el coche casi en la misma puerta. Recorrer sus estancias con la guía de la localidad es un auténtico lujo.
 
La otra joya de la localidad es la iglesia de Santa María, uno de los ejemplos más bellos del gótico en Aragón. La majestuosidad de su interior resulta sobrecogedora.
 
Continúa la visita paseando sin prisas por las calles de Sádaba. Merece la pena perderse por su casco urbano de trazado medieval repleto de bellas casas solariegas y rincones con encanto.
 
A las afueras de la localidad, podrás visitar restos de la época romana como el Mausoleo de los Atilios, conocido popularmente como “Altar de los Moros” y el de la mal llamada Sinagoga.
 
El entorno de Sádaba también acoge el monasterio cisterciense de Cambrón, construido en el siglo XIII, y la iglesia de Puylampa, del XII, cuya antorcha siempre encendida iluminaba el camino a los peregrinos que se dirigían a Santiago de Compostela.

Información adicional

Agenda

En estos momentos estamos trabajando para mejorar esta sección.