Roda de Isábena, entre los pueblos más bonitos de España

02-12-2018

Ya son trece los pueblos aragoneses que cuentan con este reconocimiento.

En Aragón puedes pasear por trece de los pueblos más bonitos de España. A partir del 1 de enero de 2019 la localidad pirenaica de Roda de Isábena presumirá de este galardón junto con otros 12 pueblos aragoneses. Este pequeño pueblo ribagorzano de menos de 50 habitantes y situado a 900 metros de altitud conserva la catedral más antigua de Aragón.
 
Para entrar a formar parte de esta lista, Roda tuvo que pasar un duro examen y una auditoría el pasado mes de septiembre. Su alcalde, Joaquín Montanuy, y todos los vecinos, saben que ser uno de los 'más bonitos' les va a ayudar a situarse en el mapa.
 
El anterior pueblo aragonés en incorporarse fue Mirambel, que pertenece a esta selecta lista desde el 1 de enero de 2018. Y aún hay otros 11 más: Aínsa, Alquézar, Ansó, Sos del Rey Católico, Anento, Rubielos de Mora, Cantavieja, Puertomingalvo, Calaceite, Valderrobres y Albarracín. De las 79 localidades más bellas de la geografía española, 13 están en Aragón.
 
La Asociación de los pueblos más bonitos de España nació desde la convicción y necesidad de poner en conocimiento de todo el mundo los maravillosos pueblos que salpican nuestro país. Lugares de gran belleza que destilan historia y cultura a la par, villas donde la tradición envuelve al viajero, que al mezclarse con los lugareños, pasa a formar parte de este marco único aunque sea solo por unos instantes.
 
Roda de Isábena, un bellísimo conjunto medieval que alberga una de las catedrales con más encanto de España

 
Intrincadas callejuelas conforman el abigarrado casco urbano de esta joya del medievo aragonés. Sus portadas, pasadizos y murallas harán volar tu imaginación para trasladarte a la época de mayor esplendor de la localidad.
 
Su gran tesoro es la ex-catedral de San Vicente, considerada la más antigua de Aragón y la más pequeña de España, así como una de las más bellas. La catedral comenzó a construirse en el siglo XI en estilo románico lombardo y a lo largo de los siglos ha sufrido varias reconstrucciones y ampliaciones. Su precioso claustro, austero y de pequeñas dimensiones, resulta un lugar encantador para el paseo.