Plan COVID-19

Plan de choque del sector turístico de Aragón para combatir la crisis generada por el Covid-19

Más información

El Gobierno de Aragón aprueba el plan de inspección en materia de Turismo

El Departamento de Industria, Competitividad y Desarrollo Empresarial, a través de la Dirección General de Turismo, ultima también la modificación necesaria para endurecer la regularización las viviendas de uso turístico en Aragón, que en la actualidad son más de 2.000.

El plan de inspección en materia de turismo es un instrumento fundamental para adecuar las funciones en el ámbito del turismo y facilitar, a su vez, el desarrollo de una labor coordinada en las tres provincias aragonesas.

Este plan de inspección se aprueba anualmente desde 2016 y está regulado en la Ley del Turismo de Aragón. El de 2021 tiene una estructura similar a la de años anteriores, pero, en esta ocasión, cabe destacar que viene marcado por la situación de emergencia de salud pública provocada por la COVID-19 a comienzos de 2020, que se mantiene en la actualidad, y cuya incidencia también se deja notar en la actividad inspectora que se efectúa por parte del personal de la Dirección General de Turismo.

El vicepresidente y consejero de Industria, Competitividad y Desarrollo Empresarial, Arturo Aliaga, ha afirmado que lo que persigue este plan es “conseguir una oferta turística de calidad para mejorar la percepción que tenga quien visite nos visite; pero, este plan también un trasfondo que va más allá y con el que se pretende controlar y, en definitiva, evitar el intrusismo. El objetivo final es ayudar al sector turístico y promover su competitividad”.

La pandemia ha provocado una reducción de la actividad inspectora presencial el pasado año respecto a la de ejercicios anteriores en el entorno del 50%, que previsiblemente se mantendrá a lo largo de 2021, en función de la evolución de la pandemia. En 2020 se realizaron 904 inspecciones, (más de la mitad de ellas en viviendas de uso turístico), frente a las 1865 del año anterior.

Esta actividad tendrá que adaptarse al principio de precaución, mientras duren los efectos de la crisis sanitaria, lo que, a su vez, limitará las actuaciones efectuadas de manera presencial a las estrictamente caracterizadas como urgentes o legalmente exigibles, mientras que las actividades ordinarias de información, asesoramiento y comprobación se desarrollarán preferentemente mediante la utilización de medios no presenciales, como pueden ser la atención telefónica o el uso de Internet.

Los seis objetivos del plan de inspección son los siguientes:

    – Detectar servicios turísticos clandestinos.

   – Supervisar, controlar y verificar el cumplimiento de la normativa turística y el correcto funcionamiento de las actividades y servicios en esta materia, prestando especial atención al cumplimiento de la normativa vigente en cuanto a la eliminación de barreras arquitectónicas y sensoriales.

   – Supervisar, controlar y verificar el destino de los fondos públicos concedidos en materia turística.

    – Garantizar el respeto a los derechos de los usuarios de los servicios turísticos.

   – Informar y asesorar a las personas responsables de los servicios turísticos del ejercicio de sus derechos y del cumplimiento de sus obligaciones.

   – Avanzar en la cualificación profesional de la inspección de turismo.

Además, las actuaciones del plan de inspección programada en materia de turismo en Aragón para 2021 se coordinarán con las comarcas, en función del propio ámbito competencial de las entidades locales.

También está previsto iniciar los trámites para aprobar el reglamento de las viviendas de uso turístico en Aragón, que en la actualidad son más de 2.000. Con esta modificación se regularizará con mayor detalle sus requisitos, reforzando así al sector de alojamiento y tratando de paliar su aumento, especialmente significativo en algunas zonas del territorio aragonés.