UNA RUTA ÚNICA; LAS IGLESIAS DE SERRABLO

Déjate seducir por este  grupo de iglesias medievales construidas entre los siglos X y XI con su propia identidad artística que se debate entre el mozárabe y el románico. Todas ellas muestran características similares, sin embargo, el estilo de la época introdujo algunas variaciones en forma de columnas y molduras de ajedrezado jaqués. 

La más antigua es la iglesia de San Bartolomé de Gavín, cuyo campanario es uno de los más hermosos. Destacan también las de San Pedro de Lárrede o Santa Eulalia de Susín y muy cercanas se encuentran las de Santa Eulalia de Orós Bajo, San Martín de Oliván y San Juan de Busa, en torno al valle del río Busa.
 
Desde la carretera que lleva a Lárrede, se llega a San Andrés de Satué  que cuenta con un ábside perfecto y  Santa María de Isún de Basa, la única con decoración esculpida .
 
Siguiendo el curso del río Basa, llegamos a San Juan de Orús,  San Pedro de Lasieso, con doble ábside y San Martín de Ordovés, una de las más humildes. 
 
En la margen derecha del Gállego, las de San Martín de Arto, San Miguel de Orna, con un destacado estilo jaqués, San Miguel de Latre y la de Javierrelatre.
 
En una distancia que no supera los cuarenta kilómetros,  la Ruta de las Iglesias de Serrablo: arte con mayúsculas en un entorno de singular belleza.
 
 
Para más información: Servicio Comarcal de Turismo 974 48 33 11 ó oficina de información turística de Turismo de Aragón: 976 28 21 81 (2)
 
Foto: San Pedro de Lárrede. Autor: A. Sánchez