#MuéveteconResponsabilidad

Subvenciones autónomos y pymes sector turístico COVID-19

Más información

CUARESMA Y SEMANA SANTA EN TU MESA

El Domingo de Ramos marca el inicio de la Semana Santa con la bendición de los ramos de olivo y las palmas que llevan los niños, repletas de  caramelos y otros dulces. Para Jueves Santo,  Cabolafuente ( Zaragoza) ha recuperado la tradicional limonada acompañada de dulces típicos de estas fechas como las hojuelas, flores, buñuelos y variada repostería. En Bureta (Zaragoza)  y en la localidad oscense de Bolea, se continúa con la costumbre de celebrar en la noche del Jueves Santo la tradicional Cena del Huevo. El Sábado Santo en Lagata (Zaragoza) , los vecinos celebran la Fiesta de los Huevos, donde numerosas personas se reúnen para comer huevos fritos. En Teruel, la fiesta no acaba el Lunes de Pascua ya que  el martes se celebra el Sermón de las tortillas. Un día para disfrutar en familia y con amigos en el que se preparan tortillas, ensaladas, jamón, carnes a la brasa e incluso paellas. Y de postre, la rosca de Pascua, una torta de azúcar, con anisetes y huevo cocido dentro. Todo, para disfrutarlo al aire libre. Si eres de los lamineros no te podrás resisitir a los crespillos. Un postre relacionado con la Cuaresma y la Semana Santa que se hace en numerosas localidades aragonesas. El 22 de marzo tienes que ir a Barbastro para celebrar la fiesta del Crespillo, que reúne cada año a cientos de curiosos y golosos. !Y este año con más motivo porque ha sido proclamada Fiesta de Interés Turístico de Aragón! Este plato aprovecha la hoja de la borraja para hacer un dulce con un sabor inigualable. Huevos, harina, azúcar, leche, aceite de oliva, anís, levadura, hojas de borraja, y gaseosa son los ingredientes perfectos para un buen crespillo. Ven y saborea tu crespillo. 

Si no has tenido suficiente, prueba unas deliciosas  torrijas. Se cree que en Semana Santa al consumirse menos carne sobraba más pan al final del día y para no desperdiciarlo se ideó esta receta. Si no sabes hacerlas es muy fácil: coge varias rodajas de pan duro báñalas en leche o en vino con miel. Cuando estén bien empapadas, rebózalas en huevo y fríelas en abundante aceite. Si quieres, las puedes aderezar con canela, azúcar, miel… seguro que querrás repetir. Y para continuar con este buen sabor de boca, es el turno de las monas de Pascua. Un dulce del Lunes de Pascua, compuesto de bollo de mantequilla y huevo duro. En los últimos años los pasteleros con sus grandes dosis de imaginación, han sabido dar a este postre clásico y sencillo, una imagen muy variada de formas originales y atractivas que lo convierten en un dulce imprescindible para estas fechas. !Qué aproveche!